El Gabinete de Miriam

Estimulación en deterioro cognitivo por enfermedades degenerativas

Se conoce como deterioro cognitivo a la pérdida progresiva de funciones mentales como pueden ser la memoria, la atención y la percepción. Este deterioro cognitivo se origina tras sufrir un ictus o en enfermedades como el Alzheimer o la demencia.
 
Es muy importante que una vez manifestados los primeros síntomas de deterioro cognitivo se ponga en marcha un programa de estimulación cognitiva para intentar frenar el empeoramiento y así poder conseguir una función cognitiva estable.
 
Los síntomas tempranos del deterioro cognitivo son (para considerarse deterioro cognitivo la persona debe presentar al menos dos de estos puntos):
- Problemas de atención y de memoria.
- Lentitud a la hora de procesar información.
- Deterioro de las habilidades motrices básicas (coordinación y equilibrio).
- Deterioro en la percepción de los estímulos sensoriales.
- Dificultad para aprender cosas nuevas.
- Deterioro del lenguaje.
- Dificultad de razonar de forma lógica.
 
 
¿Cómo se consigue la estimulación cognitiva?
 
La estimulación cognitiva necesaria para frenar el deterioro cognitivo se logra gracias a la realización de ejercicios y actividades específicas de memoria, razonamiento lógico, atención o percepción.
Utilizamos cookies para ofrecer a nuestros usuarios una experiencia cómoda y segura de navegación. Al utilizar nuestra página web aceptas el uso de cookies - Más información - Aceptar.