El Gabinete de Miriam

Niños y adolescentes

De 0 a 3 años

Esta etapa es una de las más importantes en la vida del niño, ya que su cerebro muestra mayor plasticidad, es decir, está más preparado para aprender. En esta etapa desarrolla su inteligencia gracias a las experiencias que vive, a la acomodación y la asimilación de esa realidad. En esta etapa además aparece el lenguaje, importante para expresar sus acciones y relacionase con los demás.

De 3 a 6 años

Comienza la escolarización y, por consecuencia, la socialización con los iguales así como la adquisición de hábitos y la autonomía.

Entre los 3 y los 6 años el lenguaje se va desarrollando de forma gradual hasta alcanzar el lenguaje adulto. La interacción social juega un papel muy importante para la correcta adquisición del lenguaje, ya que cuanto mayor sea su círculo social, mejor será su desarrollo.

Es en esta fase es cuando más curiosos son, ya que para ellos todo es nuevo, por lo tanto adquirirán nuevas destrezas que les servirán como herramientas para iniciar los procesos de aprendizaje.

De 6 a 12 años

Esta etapa para el niño es muy importante, aquí demuestran todo lo que ha adquirido en etapas anteriores. Es la etapa de escolarización más importante.

En esta etapa pueden aparecer problemas debidos a dificultades anteriores que no han sido descubiertas o solucionadas.

Es importante que el niño se sienta integrado y aceptado en el colegio. Es una etapa donde se forma su círculo de amistad y se afianza su independencia personal.

Debemos permanecer atentos al desarrollo del niño en estra franja de edad. Un diagnóstico precoz de las dificultades que podamos observar evitará problemas de frustración y autoestima, algo muy importante porque tiene mucha influencia sobre los futuros aprendizajes.

Adolescentes

En esta etapa se supone que hay una estabilidad general ya que se afianza la personalidad y los vínculos sociales, se logra la independencia y se reafirman las ideas tanto morales como éticas.

Las dificultades y trastornos surgidos en esta fase de la vida se suelen relacionar con las vivencias vividas o por el inevitable paso del tiempo. Sin embargo, también puede darse el caso de que trastornos no diagnosticados en etapas anteriores se detecten en la vida adulta y pueda comenzarse su correspondiente tratamiento.
Utilizamos cookies para ofrecer a nuestros usuarios una experiencia cómoda y segura de navegación. Al utilizar nuestra página web aceptas el uso de cookies - Más información - Aceptar.