El Gabinete de Miriam

Psicomotricidad fina

La psicomotricidad es la coordinación de movimientos que tiene que tener el niño para poder realizar actividades que necesitan un elevado nivel de coordinación y precisión.

DESARROLLO

Estas son algunas, no todas, de las destrezas que tienen que tener adquiridas los niños para cada edad, respetando el ritmo de cada uno:

3 AÑOS
- Tiran una pelota con la mano.
- Comienzan a utilizar con más frecuencia el lápiz y las pinturas, aunque todavía sus trazos son muy simples.
- Atrapan una pelota que rebota la mayoría de las veces.
- Patean una pelota hacia adelante.

4 AÑOS
- Pueden saltar con un pie.
- Se visten y desvisten sin ayuda.
- Poco a poco aprenden a utilizar las tijeras, a copiar formas geométricas y letras y a hacer objetos con plastilina de dos o tres partes.
- Utilizan tenedor, cuchara y (algunas veces) cuchillo de mesa.
- Dibujan a las personas con cuerpo

5 AÑOS
- La actividad gráfica aún es deficiente y el manejo de lápiz sigue siendo torpe. Entre los cinco y los siete años irá adquiriendo precisión.
- Sus dibujos tienen trazos definidos y formas identificables.
- Poseen mayor dominio en los gestos finos.
- Se establece la lateralidad (zurdo o diestro).
- Están preparados para cortar, pegar y trazar formas.
- Adquieren madurez en el control motor general.

¿Qué dificultades pueden presentar?

Señales que indican que el niño tiene problemas en psicomotricidad:

-    Tiene una caligrafía ilegible o le cuesta escribir a mano o tiene problemas al dibujar o pintar.
-    Tiene problemas para hablar.
-    El comportamiento motriz no se corresponde con el esperado para su edad.
-    Deja caer cosas a menudo sin querer, o tropieza mucho.
-    Tiene problemas con los movimientos más complejos (saltar, balancearse, lanzar cosas, cogerlas,…).
-    Tiene grandes dificultades para vestirse.

¿Cómo se trabaja?

Comenzamos planteándonos objetivos sencillos, para continuar con otros más complejos en función de la evolución de cada niño, adaptándonos a su ritmo de aprendizaje.

Los aspectos que se trabajan son:

-Motricidad fonética (maduración lingüística).
-Coordinación viso-manual (mano-muñeca-antebrazo-brazo)
-Motricidad gestual (dominio de cada una de las partes de la mano).
-Motricidad facial (dominio muscular y posibilidades de comunicación).

En esta etapa es muy importante la “pinza digital”: coger los objetos pequeños con el índice y el pulgar.

La pinza digital y la coordinación de la mano y el ojo (coordinación óculo manual) es uno de los objetivos principales a trabajar en Educación Infantil, mediante tareas donde se utilizan simultáneamente la mano, y el ojo. Por ejemplo: pintar, escribir, rasgar, cortar, encajar, etc.

Es importante tener una buena pinza digital, porque es la base de una correcta escritura y el perfeccionamiento de la habilidad manual.
Utilizamos cookies para ofrecer a nuestros usuarios una experiencia cómoda y segura de navegación. Al utilizar nuestra página web aceptas el uso de cookies - Más información - Aceptar.